Plegarias del desprecio

-

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Ribbentrop-Molotov


Ribbentrop-Molotov

No llegué a pensar nunca -siempre he sido un ingenuo-
que todas las promesas que me hiciste a escondidas
con quimeras palpables de presentes testigos
irías a romperlas como mi corazón,

que las actas que un día redactamos de incógnito
juradas por escrito con zumo de limón
al acercar el fuego por detrás de la hoja
para hacerlas legibles terminaran ardiendo.

Y ahora me has traicionado como Hitler a Stalin
-nosotros que quisimos igual que ellos un día
al unir nuestras fuerzas conquistar el planeta-.

Monta tu Operación Barbarroja a sabiendas
que pactaste conmigo repartir los trofeos,
las caricias, los besos, los sudores y espasmos.

Te esperan mis trincheras aquí en Stalingrado.

martes, 9 de noviembre de 2010

Estrofas inconexas (o no)



Estrofas inconexas (o no)

La dicha -dicho así se dice pronto-
estaba donde Diego dijo digo,
en la primera opción que desechamos

pensando que la puja subiría.

Te voy a echar de menos al dejarte:
harto de vomitar, de indigestiones
mi corazón rechaza su alimento,
la leche amarga de tu pecho enfermo.

Ahora no podemos ni siquiera
tirar de la mentira piadosa
que en otras ocasiones funcionó.

Empieza a reaccionar si estás perdida:
lamento de verdad si he sido el pájaro
que se comió las migas del camino

y echó a volar después cual buitre inverso

domingo, 7 de noviembre de 2010

Amor ciego

 

Amor ciego

Igual que dice Borges que jugaba
-en una conferencia sobre el libro-
a no estar ciego y ver, y a que leía

los tomos de una nueva enciclopedia;

a veces juego yo a que no te has ido
y cruzo habitaciones y pasillos
pobladas por el síndrome de Diógenes
que me han creado todos tus recuerdos.

Y siento que te tumbas en mi cama
-vacía como un libro para un ciego-,
o sales de la ducha tan desnuda

que pides que te tape con mi cuerpo:
pareces tan real que ya no quiero
abrir los ojos y dejar de verte.


sábado, 6 de noviembre de 2010

Desangelado

 Desangelado

Vuelve con él y dile que es mi culpa
-perdóname si omito la mayúscula
para nombrar a a aquel que te ha enviado
teniendo las mejores intenciones-,

que tú lo has intentado, que a la contra,
que conculcando todos los pronósticos
mostrabas la salida al laberinto
y yo no he puesto nada de mi parte.

Si quieres te daré un justificante
como esos que escribían nuestros padres
mintiendo al profesor como bellacos.

Acepta que conmigo has fracasado
-mis manos llevan sangre de tus alas-:
no te eches a llorar, mi ángel custodio.


viernes, 5 de noviembre de 2010

Otra oportunidad


Otra oportunidad

 

Ahora necesito que me quieras,
pedirte sólo un poco de cariño
-ya sé que te he fallado en los momentos
que me has rogado aun menos de lo mismo-.

Acúname aunque no me lo merezca
que tengo miedo de estos precipicios
-los puentes que tendiste dadivosa
y que han volado mis detonaciones-.

Quiero reconciliarme como antaño:
lucir como un trofeo disputado
el surco de tus uñas en mi espalda.

No seas racional y me reproches
las veces en que te he decepcionado:
Ahora sí es verdad que viene el lobo.


jueves, 4 de noviembre de 2010

La venda antes de la herida

 

La venda antes de la herida

No soy capaz de amarte y es por eso
que trato de tratarte con desprecio
fingido, exagerado, inmerecido,
que no te haga albergar más ilusiones.

Repite ahora conmigo 'No te quiero,
te odio desde el fondo de este infierno
en que los dos ardemos sin mezclarnos
y un viento helado esparce las cenizas'.

Repítelo conmigo y convencida,
que no haya ni una lágrima que aporte
la más mínima duda a tu entereza.

Yo quiero que comprendas cuanto antes
que nada bueno dura: los satélites
de golpe han de caer cual meteoritos.



martes, 2 de noviembre de 2010

Guardar las formas

Guardar las formas 

Pasan sin ti los días, se acostumbra
uno a volver -un tanto cabizbajo-
a ese refugio gris donde le esperan

vacíos recipientes de tu estancia:

las fotos donde ya no sobresales
-borrosa o a lo lejos, semioculta-
como una obra maestra en una sala
de la pinacoteca más mediocre,

los discos con canciones que ahora suenan
sin tu acompañamiento susurrado
igual que este poema mal medido

(sin nada que decir pues sólo queda
-después de que exiliaras con tu ausencia
el alma de mi vida y de mis versos-

la forma, maquinal, triste, monótona).

lunes, 1 de noviembre de 2010

No pasa nada

No pasa nada

Vuelve con él mientras estés a tiempo:
yo ya he hecho lo posible y lo imposible
-lo máximo no ha sido suficiente-

con tal de demostrar que te merezco.

Mi oferta está lanzada y no la aceptas
ni aun siendo la del saldo por traspaso:
pregunta al corazón por el camino
y déjate llevar por lo que sientes.

Vuelve mejor con él, quizá esa chica
que le has visto besar no es para tanto
-su boca pide auxilio de tus celos-.

Déjame sólo aquí que ya me apaño.
No sé que más decir por convencerme:
vas a ser infeliz, pero le quieres.

domingo, 31 de octubre de 2010

No vas a hacerme daño


No vas a hacerme daño

Puedo plagiar los versos más tristes esta noche:
que sean mis palabras tan falsas y fingidas
como ese amor que ahora me afirmas que se acaba
pero que tuvo un brillo total mientras duró.

Podría hablar de cosas que no he sentido nunca:
decir que por ti hubiera dejado que el infierno
templara sus calderas sobre mi corazón
cuando necesitabas una actitud más fría.

Puedo esta noche hacer la actuación suprema:
llorar por callejones haciendo zigzagueos
llamándote de todo frente a desconocidos.

Puedo arrancar la máscara que oculta mis facciones
para que sigas viendo mi cara igual de impávida,
mis labios conteniendo los besos del perdón.

viernes, 29 de octubre de 2010

Recomposición

Recomposición

Las cosas van volviendo hacia su sitio:
se quedan las apuestas en propinas
que casi impide dar un gesto avaro

-la nada atrae lo que le pertenece-.

Me queda claro que me equivocaba:
yo intento mal que bien aún ser tu amigo
negándome el amor que me ambiciona
-no debe darse al César lo de Dios-.

Te di mi vida entera y preferiste,
lo mismo que si fuera una cartera
que no te pertenece, devolverla.

Después de desarmarme y rearmarme
creo que lo conseguí ya sólo eres
la pieza que le sobra al relojero.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Antes que yo

Antes que yo

Llevas a tus espaldas cicatrices
que te han hecho otros hombres que pasaron
antes que yo arrasando por tu vida
y han vuelto tu forrado corazón

puzzle desordenado en el que faltan
piezas pequeñas que hacen imposible
-tanto intentar, me he dado por vencido-
pese a mi empeño su reconstrucción.

Yo sé muy bien que nada te consuela
que no ves la razón de que amanezca
y entren rayos de sol, llamas de infierno,

que no vas a creerme si confieso:
Yo me abraso también pero me aplacas
y a mis demonios das agua bendita.

martes, 26 de octubre de 2010

Soneto en verso blanco del espía masoquista


Soneto en verso blanco del espía masoquista

Le estás besando igual que me besabas:
no notas que te observo agazapado
-los celos me estimulan y me matan-
e intento hacer simbiosis con su cuerpo.

No sé pedir perdón por mis errores:
a veces las palabras nunca saben
sacar afuera cosas que en el fondo
estan mejor royendo que mordiendo.

No quiero carecer de tus caricias:
lo acepto, te he perdido y sin embargo
no quiero que te ganen otros brazos

que aguanten más el peso que los míos
que tanto se cruzaron si caías
y luego tantas veces te han rogado.

lunes, 25 de octubre de 2010

Fuera de cobertura



Fuera de cobertura

No cojas el teléfono esta noche:
se me han acurrucado entre las sábanas
demonios que no dejan que te olvide
y llevan la batuta de mis actos
                                                                              
-susurran que me muestre arrepentido
y baje las orejas como un perro
pidiéndote perdón por todo aquello
de lo que tanto sabes que disfruto-.

No coges el teléfono esta noche:
te piensas que si cedes y descuelgas
se cuela el vendaval por la rendija

-prefieres el dolor en solitario
que nos aqueja a oscuras por insomnes:
querer los dos lo mismo y rechazarlo-.


                                   12 de Enero de 2010

domingo, 24 de octubre de 2010

Corre cuanto antes



Corre cuanto antes
 
No quiero conocerte, que el cariño
deja un reguero agraz y perdurable
-la piel es un parásito homofílico
o fiera encadenada por su amo-.

No quiero conocerte, ya me han dicho:
'Luego siempre es peor y te arrepientes
de habitar en castillos en el aire
y quedarte encerrado en sus salones'.

No quiero conocerte, las palabras
que me has oido decir eran mentira:
sólo existe verdad en mis poemas.

No quiero conocerte, pero es tarde,
no podrás reprochar que no te aviso: 
no te fíes de un hombre enamorado.

26 de Diciembre de 2009

martes, 10 de junio de 2008

Soneto con estrambote de la leyenda del escote


Soneto con estrambote de la leyenda del escote

¿Y qué haces tú mirándome las tetas?
Habremos de admitir que aquel percance
no fue manera de dar pie a un romance
que dura ya seis décadas completas.

¿Quién iba a dar un duro por sus tretas?
Tan fuera la creía de su alcance
que dijo haciendo frente al duro lance:
Se clavan en mis ojos tus saetas.

Y fuera por usar tal arcaísmo
hablando de su escote y sus pezones,
o porque le gustaban atrevidos;

el caso es que saliendo del abismo
en que uno y otra andaban sumergidos
se vieron como ansiadas soluciones,

y sin contemplaciones
pasaron esa noche y las siguientes
tan juntos que la muerte rompió sus expedientes.

10 de Junio de 2008

lunes, 9 de junio de 2008

Soneto en verso blanco del error irreversible


Soneto en verso blanco del error irreversible

Y nadie comprendió por qué lo hice
si tantas veces no llegué a cumplirlo
-dicen que el que amenaza no se atreve,
que incordia y sólo es torpe diletante-.

Ahora eternamente arrepentido
compruebo que agravé de forma inmensa
-no obtuvo absolución mi último acto-
lo que intenté evitar a toda costa.

Que no era reversible estaba claro
pero que mi dolor no se acabara…
(mi alma araña en vano el ataúd).

¿Y qué peor castigo se concibe
que cuando me reencuentre con vosotros
heridos de rencor me deis la espalda?

9 de Junio de 2008

domingo, 8 de junio de 2008

Soneto alejandrino a Enrique Morente y Lagartija Nick interpretando Poeta en Nueva York


Soneto alejandrino a Enrique Morente y Lagartija Nick interpretando Poeta en Nueva York

Morente como el rey de la selva se impone
sacando pecho al mundo que mató a Federico,
lanzando una sonora patada en el hocico
de los que hacen que el arte se agoste y se acartone.

Inyecta en el flamenco para que evolucione
sabia vivificante con la que me intoxico.
Engendra vendavales con un roto abanico.
Enjambre en los oídos. Bomba en el sonotone.

Y en la primera fila de uno de sus conciertos
siento que me traspasa la procesión de muertos
que pedía silencio en los versos de Lorca

para que no los oigan y sigan inconscientes
los seres que vacilan insomnes y las gentes
que traen en la corbata el nudo de la horca.

8 de Junio de 2008

jueves, 5 de junio de 2008

Soneto en verso blanco de la oscuridad


Soneto en verso blanco de la oscuridad

Hay una oscuridad que es más oscura
que el más oscuro de tus pensamientos.
Oscura oscuridad oscureciendo
cualquier filtro de luz a cada paso.

Hay una oscuridad que borra y ciega
con una capa aciaga los cristales
y apaga los minúsculos destellos
que no ha difuminado el apagón.

Hay una oscuridad –se ve tan claro-
que suma y sigue a todos los colores
y augura el prieto imperio de la noche.

Hay una negra oscuridad que aúlla
como uno de esos perros agoreros
que huelen el acecho de la muerte.

5 de junio de 2008

martes, 3 de junio de 2008

Soneto alejandrino a la aldea de Jaraguas


Soneto alejandrino a la aldea de Jaraguas

Jaraguas, me he dejado en ti mi juventud,
los tres mejores años, los meses más intensos
de mi anodina vida de ti cuelgan suspensos.
Jaraguas, no he encontrado después la plenitud.

Jaraguas, hoy me vienen como un inmenso alud
recuerdos de un verano puestos en arcos tensos
que a veces se disparan atravesando inmensos
recovecos mentales que azuzan mi inquietud.

Jaraguas si has cambiado quizá no te perdone
que me hayas enseñado que existe el paraíso
y luego –abandonado, confuso manumiso-

en ningún otro sitio jamás haya sentido
tan próximo el aliento de un Dios que -se supone-
nos habla si, fervientes, ponemos el oído.

2 de Junio de 2008

domingo, 1 de junio de 2008

Soneto alejandrino de la tierra por medio (o por encima)


Soneto alejandrino de la tierra por medio (o por encima)

No vengas a buscarme por donde me dejaste
porque he hecho mi camino y no he dejado huellas
-me guían en tormenta el sol y las estrellas-.
Ayer te suplicaba, quizá hoy nada me baste.

Todo lo que sentía lo consumió el desgaste.
No emplees mas palabras pues ni siquiera aquellas
que hicieron de conjuro y restañaron mellas
de un corazón cariado y alérgico al empaste

(‘Tal vez te eche de menos el resto de mi vida
y no halle en otros brazos más cómoda guarida
que la que tuve un día durmiendo entre los tuyos’)

podrían detenerme o hacer que me lo piense
mejor y que no oigas mi voz entre murmullos
diciendo adiós con tono de médico forense.

1 de Junio de 2008

jueves, 29 de mayo de 2008

Soneto alejandrino de la humillación suplicante


Soneto alejandrino de la humillación suplicante

Mátame si te place, retuérceme las tripas
justo antes de arrancarlas y atármelas al cuello,
dime que amoratado ya no me ves tan bello,
ansío que te lances y ver cómo lo flipas.

Quiero saber qué sienten las cáscaras de pipas:
cáscame entre tus dientes, mira cómo me estrello
contra el suelo y me aplasto pegado como un sello.
Hazme padre celoso viendo que te emancipas.

Relléname los poros de la piel con agujas,
estudia manuales de diablos y de brujas,
sé una profesional del arte del martirio.

Te impelo a que me vejes ¿acaso te hablo en sirio?
Con tal de resarcirme dejaré que me amarres:
Me ofrezco en sacrificio para tus aquelarres.

29 de Mayo de 2008

martes, 27 de mayo de 2008

Soneto alejandrino en verso blanco con estrambote para Olivia Centeno



Soneto alejandrino en verso blanco con estrambote para Olivia Centeno

Qué raro que un amigo de aquellos de la infancia
vuelva del extranjero tras tres años de ausencia
y venga con su hijita de apenas unos meses
pues es la primogénita de todo nuestro grupo.

Qué bobos parecemos pese a que no se sienta
ninguno de nosotros en absoluto bobo
al ver cómo su padre para aplacar su llanto
invierte su semblante gritándole ‘¡Juguete!’

Sus ojos tan enormes, tan claros, tan redondos
tendrán que ser mañana modelo del que calquen
el mundo que nosotros quisiéramos dejarle:

el mundo que en sus manos y en las de –cuando nazcan-
los hijos que tengamos el resto de la banda
podrá recuperarse, al fin bajo cobijo,

de todas las heridas que le hemos inculcado.

27 de Mayo de 2008

domingo, 25 de mayo de 2008

Soneto alejandrino en verso blanco con estrambote de la invocación a las Vainica Doble para una empresa noble aunque obsoleta

Soneto alejandrino en verso blanco con estrambote de la invocación a las Vainica Doble para una empresa noble aunque obsoleta

Tiemblo ante mi modelo como vuestro pintor.
Cantadme, Gloria, Carmen, quiero hacerle un poema
a quien he prodigado más de lo que ofrecía
aquel iconoclasta a su insaciable dama.

Le he escrito ya mil cartas de amor sin dirección
como inútil esfuerzo para olvidar su nombre
y la he seguido exhausto -creí vuestras palabras-
a través de paisajes calcinados y yertos

para dejarle claro que la querré hasta el día
que el silencioso Tigre del Guadarrama exhale
su aliento de ultratumba sobre mi cuerpo inerte,

así que sólo queda jurar que he de esperarle
como única visita de mi metro cuadrado
si entonces todavía sigue correspondiendo

cual polvo quevedesco mi amor bajo la tierra.

25 de Mayo de 2008



sábado, 24 de mayo de 2008

Soneto alejandrino en verso blanco del punto de inflexión


Soneto alejandrino en verso blanco del punto de inflexión

Hay cosas en la vida que no tienen motivo
-por más que las provoques, por mucho que las busques
no pueden ser efecto de causa que no existe
ni fórmula sin cambios de golpe reaccionando-

pero que cuando ocurren –sin darte previo aviso,
cuando tantos fracasos forzaban la renuncia
y los peores presagios traían nubarrones
prestos a descargarse sobre tu desnudez-

te cambian para siempre –se rinden tus problemas
como muralla recia antaño inexpugnable
tomada de repente por hordas de fantasmas-

y empieza así un periplo en el que todo encaja
y encuentras el sentido a todo mal pasado
(sólo que igual que llegan un día te abandonan).

23 de Mayo de 2008


martes, 20 de mayo de 2008

Soneto en verso blanco con estrambote en homenaje a Rocky Balboa

Soneto en verso blanco con estrambote en homenaje a Rocky Balboa

Con siete u ocho años mis hermanos
y yo –cuando acababa la película-
saltábamos, los puños en el aire,
-victoria sobre el ring que era la cama-

y ya casi con treinta he comprendido
lo más valioso de su personaje,
la carga emocional del anti-héroe,
lo digno y ejemplar de su derrota:

Que todos somos Rocky o deberíamos.
Que cuando nos supera el contrincante
hay que perder por puntos y entre aplausos.

Que no se gana lo que se merece
sino que conseguimos apreciarlo.
Que hay que luchar la vida a vida o muerte

(que está pendiente el último combate).

20 de Mayo de 2008

lunes, 19 de mayo de 2008

Soneto alejandrino del censurado goce


Soneto alejandrino del censurado goce

Jodido, insatisfecho, cansado de la vida
(Dios quiera que te pese –rompiéndote los huesos-
como un yunque de hierro cada uno de los besos
que ya no nos daremos como antes: sin medida,

libándonos los sexos, soltando toda brida
que la vergüenza asiera, volviendo los excesos
habitual disfrute colmado de embelesos).
Pasión que gobernaba pasó a ser forajida.

Y ahora nos miramos mordiéndonos la lengua
-sentido metafórico- o eso quiero pensar:
si dieras rienda suelta, lo mismo que la mía,

saldría desbocada para desembocar
en mi deshabitada –con grietas de sequía-
boca con esta sed de ti que nunca mengua.

19 de Mayo de 2008



viernes, 16 de mayo de 2008

Soneto alejandrino del miedo del guardameta ante el penalti


Soneto alejandrino del miedo del guardameta ante el penalti

Me quedo como siempre sin entrar y a las puertas,
sin saber qué me frena, qué inexistente muro
me impide dar el paso final, firme, seguro
-quizá si no las cruzo continuarán abiertas-.

Tanta tribulación sin atisbar certeza
(el árbol en los morros hace que el bosque oscuro
parezca y, sin embargo, hay un fruto maduro
-que ciega luminoso- detrás de la maleza).

Sesión para un cliente sin sexo aunque con sado
culmina así mi vida, carente de sentido:
desisto, como ahogado a orillas de la cala.

Portero que en el último momento del partido
detiene con sus guantes balón endemoniado:
el mundo está en mis manos pero se me resbala.

16 de Mayo de 2008

miércoles, 14 de mayo de 2008

Soneto en verso blanco para el divino inquilino


Soneto en verso blanco para el divino inquilino

¿Por qué, señor, si tanto te he ignorado
te empeñas en venir a mis poemas
y darles una luz que no se ganan,
el tono existencial que necesitan?

¿Por qué si exteriorizo mi rechazo
a todo lo que claman en tu nombre
-oh Dios inmerecido en quien no creo-
me queda, insobornable, la sospecha

de que algo hay que maneja nuestros hilos
-un muerto es un abandonado títere-
si bien desenredarlos no es posible?

Sin dar con la respuesta le construyo
al Dios de los poemas religiosos
estos catorce versos de habitáculo.

14 de Mayo de 2008


martes, 13 de mayo de 2008

Soneto alejandrino en verso blanco con estrambote del juego de hacer versos (o a Jaime Gil de Biedma)


Soneto alejandrino en verso blanco con estrambote del juego de hacer versos (o a Jaime Gil de Biedma)

No vayan a pensarse mis ingenuos lectores
que hay algo de verdad en mis versos aciagos,
y menos en los pocos a los que alcanza apenas
un pálido reflejo de luz resplandeciente;

pues unos los conjuro para evitar por medio
de un exorcismo escrito que acaben siendo ciertos,
y son consuelo espurio -tan falso como breve-
los pocos que –decía- transmiten hedonismo.

Me ocurre con el tiempo -igual que a Gil de Biedma-
que el juego de hacer versos se acaba convirtiendo
-lo notan mis amigos- más que en placer en vicio,

y que hay ciertos poemas que no tengo muy claro
si tengo que incluirlos en una saca u otra,
si son tristes o alegres, o burda paradoja

-miento al decir que miento- cien mil veces expuesta.

14 de Mayo de 2008


lunes, 12 de mayo de 2008

Soneto alejandrino con estrambote del juicio kafkiano (o del no saber qué hacer)


Soneto alejandrino con estrambote del juicio kafkiano (o del no saber qué hacer)

No es tu infidelidad lo que no te perdono
-pues nunca te he ocultado que no soy ningún santo
y sabes que en las noches que he hecho brotar tu llanto
nunca he fiscalizado la causa de tu encono-,

este órdago que lanzo diciendo que abandono
con determinación –aunque desee tanto
sentirme finalmente cubierto del espanto
que se abalanzaría sobre el endeble trono

de donde me cayera cuando capitulara,
abiertos los dos ojos del todo a tu inocencia,
perdido sin remedio por esta cerrazón

que no fue compasiva dictando su sentencia,
dicterio del destierro, golpazo de azadón,
tierra por medio puesta- deja la vista clara.

(Tendré que arrepentirme, saldrá la broma cara,
y cuando a mis maneras de Santa Inquisición
no sirvan falsas pruebas, no habrá comparecencia
-habrá prescrito el plazo- para pedir perdón).

12 de Mayo de 2008