sábado, 24 de mayo de 2008

Soneto alejandrino en verso blanco del punto de inflexión


Soneto alejandrino en verso blanco del punto de inflexión

Hay cosas en la vida que no tienen motivo
-por más que las provoques, por mucho que las busques
no pueden ser efecto de causa que no existe
ni fórmula sin cambios de golpe reaccionando-

pero que cuando ocurren –sin darte previo aviso,
cuando tantos fracasos forzaban la renuncia
y los peores presagios traían nubarrones
prestos a descargarse sobre tu desnudez-

te cambian para siempre –se rinden tus problemas
como muralla recia antaño inexpugnable
tomada de repente por hordas de fantasmas-

y empieza así un periplo en el que todo encaja
y encuentras el sentido a todo mal pasado
(sólo que igual que llegan un día te abandonan).

23 de Mayo de 2008


3 comentarios:

Raúl Sánchez dijo...

Este va para mi colega Rafa Navarro, de una conversación que tuvimos la semana pasada viene la idea del poema.
La ilustración es un puntazo.

Tere-Teresa dijo...

Si, se ve la gioconda al fondo. ¿o solo la veo yo?

Raúl Sánchez dijo...

ja ja, se ve, se ve