miércoles, 7 de mayo de 2008

Soneto alejandrino del corazón autoritario



Soneto alejandrino del corazón autoritario

Que te intenté querer, lo juro y, sin embargo,
de nada me ha servido poner todo el empeño
del mundo en devolverte sin gesto de desdeño
ni de ironía amarga –pasé siempre de largo-

todo lo que me diste sin exigir recargo.
¿Qué más podría hacer? Sabes que no soy dueño
de un viejo corazón cada vez más pequeño
y tan contrito que no sabe hacerse cargo

de este cálido amor con que siempre lo arropas
cuando está a la intemperie aterido de frío
pero que le avergüenza pues le queda tan grande

y es tan inmerecido que enseguida te topas
con su atávico yugo de años y años de hastío
que me obliga a que acate todo lo que me mande.

8 de Mayo de 2008

3 comentarios:

Raúl Sánchez dijo...

Foto del blog de Avellanita

Tere-Teresa dijo...

Muy muy bueno. -por lo menos a mí me lo parece- los tercetos impresionantes.

Seguiré leyendo.

Raúl Sánchez dijo...

Gracias Tere, como ves voy a un ritmo más rápido que los que comentáis y mis poemas andan un poco huérfanos de comentarios. Fíjate este poema es de hace menos de tres semanas y me parece que hace una eternidad que lo escribí