domingo, 6 de abril de 2008

Soneto del impune







Soneto del impune

Voy a ponerme tópico esta noche:
Encenderé un cigarro y la voluta
que más pronto se infiltre por la gruta
que ha abierto entre los dos tanto reproche

será el punto final que ponga el broche
de escoria y no habrá nadie que discuta
que soy un verdadero hijo de puta,
un cerdo sin vergüenza o un fantoche.

Tu adiós –como a un vampiro un crucifijo-
me hirió igual que la voz de Enrique Urquijo
cuando suena a traición Cambio de planes,

así que entenderás que me comporte
como un cabrón, que ya nada me importe,
que no pida perdón por mis desmanes.

5 de abril 2008

4 comentarios:

Raúl Sánchez dijo...

Ilustración: 'Cigarro-muerte' montaje fotográfico de Gary Land.

Raúl Sánchez dijo...

Este es de los flojillos pero me cuesta mucho desechar un poema completo.

Tere-Teresa dijo...

¿de los flojillos?
pues a mí me ha gustado mucho. Lo cotidiano se vuelve poesía, el día a día en verso, la "actualización", el ahora.
Por cierto nos deben perseguir fantasmas, mi ültimo los nombra también, pásate por el blog, a ver qué te parece.

besos.

Raúl Sánchez dijo...

Pues yo creo que no es de los mejores y sin embargo sirve para ilustrar -en negativo- como a veces con insultos se puede ser menos explícito y violento que evitando el exabrupto. Compárese con otros poemas con parecido tema y tono